Diagnóstico

Entre los primeros síntomas importantes de la enfermedad y el diagnóstico puede transcurrir más o menos un año. Esto no es debido a una mala atención médica sino a lo compleja que es la enfermedad.

 

El diagnóstico definitivo se basa en la combinación de lo que cuenta el paciente, la exploración, la analítica, las radiografías, la colonoscopía y la anatomía patológica de la biopsia.

 

Tipos de pruebas que se le hacen para diagnosticar a una persona con EII:

 

Pruebas de sangre

Una de las primeras pruebas que se deben realizar cuando se sospecha una enfermedad inflamatoria intestinal es el análisis de sangre. Los datos de laboratorio no nos van a permitir el diagnóstico de la enfermedad, pero sí pueden ayudar a conocer la actividad y repercusión de la misma. En el análisis sanguíneo durante un brote de la enfermedad, puede aparecer anemia por falta de hierro o de vitaminas (fundamentalmente la vitamina B12), aumento de la cifra de glóbulos blancos y plaquetas, disminución de los niveles de proteinas sanguíneas (albúmina), aumento de la VSG (velocidad de sedimentación) valor anormal de la proteina C reactiva.

 

Ejemplo de exámen de laboratiorio:

  • Hemoglobina – Determina si existe anemia

  • Velocidad de eritrosedimentación – Elevada indica inflamación

  • Proteina C Reactiva – Elevada indica inflamación

  • Hierro – determina si la anemia es por falta de éste

  • Electrolitos – determina si hay valores normales de sodio y potasio

  • Minerales – indica el calcio y fósforo

  • Albúmina – indica la proteína en sangre

 

Dentro de las alteraciones analíticas que puede presentar el paciente, destacaremos la proteína C reactiva en sangre y la calprotectina fecal.

 

Proteína C reactiva (PCR)

¿Qué es la proteína C reativa o PCR?

Es una proteína sintetizada o producida en el hígado como respuesta a un proceso inflamatorio o infeccioso. En circunstancias normales se produce en el hígado en pequeñas cantidades (<1mg/mL), pero ante “estímulos inflamatorios” se produce un incremento rápido de su producción mediado por las diferentes sustancias o “mediadores de la inflamación”, liberados durante el propio proceso.

 

¿Cuándo se eleva?

La PCR es inespecífica, es decir, su nivel en sangre se eleva ante cualquier proceso inflamatorio o infeccioso de cualquier órgano, sin discriminar localización o patología. Es habitual su elevación, en caso de un brote de actividad en pacientes con Enfermedad de Crohn, mientras que es menos frecuente su elevación en pacientes con Colitis Ulcerosa. Los pacientes con Colitis ulcerosa con actividad leve generalmente no presentan elevación de la PCR en sangre, aunque en casos de actividad importante suele estar elevada. Los procesos inflamatorios leves se asocian a elevaciones ligeras de la PCR (entre 10 y 50 mg/L) y las complicaciones (abscesos, perforaciones, etc) o brotes graves de actividad, suelen presentar concentraciones más elevadas (>150-200 mg/L).

 

¿Sirve para valorar la respuesta al tratamiento?

La PCR se caracteriza por tener una vida media en sangre muy corta (<1día), elevándose precozmente tras el comienzo del cuadro inflamatorio, pero también disminuyendo con rapidez al ir mejorando el proceso, bien espontáneamente o tras la introducción del tratamiento; lo que permite valorar con rapidez la respuesta o refractariedad al tratamiento instaurado.

 

CALPROTECTINA FECAL

¿Qué es la calprotectina fecal?

La calprotectina fecal es una proteína procedente de los leucocitos (glóbulos blancos) que aparece en la mucosa intestinal cuando existe inflamación y que puede ser detectada en las heces.

 

¿Para que sirve la detección de calprotectina en las heces?

La calprotectina fecal es un biomarcador que permite valorar la actividad inflamatoria intestinal en pacientes con Colitis ulcerosa y con enfermedad de Crohn de manera sencilla, rápida y no invasiva, y por lo tanto resulta muy útil en la práctica clínica.

 

Se ha demostrado en múltiples estudios que la calprotectina fecal es una herramienta útil para el diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal, para la evaluación de la respuesta al tratamiento y para predecir el curso de la enfermedad.

 

Un resultado elevado de calprotectina fecal se correlaciona con la actividad endoscópica tanto en la enfermedad de Crohn como en la Colitis ulcerosa. A su vez, la disminución del valor de calprotectina fecal tras tratamiento médico, presenta una buena correlación con la respuesta clínica y con la curación mucosa en la enfermedad inflamatoria intestinal.

 

¿Cómo se recogen las muestras para la detección de calprotectina fecal?

Basta recoger una pequeña muestra de heces (suficiente con un tamaño equivalente a una cuchara pequeña de café) y depositarla en un bote. No se precisa ningún bote especial ni conservante alguno. Probablemente le facilitarán uno cuando se le solicite esta determinación; si no es así, puede comprase en las farmacias un bote similar al de la imagen. Son los mismos que se utilizan para los análisis de orina.

Es recomendable recoger la muestra de la primera deposición del día. Puede guardarla a temperatura ambiente o en nevera durante un máximo de 3 días antes de ser llevada al centro hospitalario para su análisis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Coprológico

Examen físico para determinar consistencia, color, presencia de sangre oculta, mucus, pus, restos de huevos o parásitos etc. Examen microscópico para determinar presencia de hematíes, leucocitos, huevos parasitarios. La muestra es de materia fecal que se coloca en frasco con tapa y debe remitirse al laboratorio rápidamente, para estudios. Este puede indicar si hay sangrado o infección mediante un estudio que se le hacen a las heces, con esto no se puede diagnosticar del todo pero ayuda al médico para asegurar un diagnóstico. Algunos médicos pueden confundir este padecimiento con la aparición de amibas, asegúrese que el médico conozca de estas enfermedades.

 

Rectoscopia

Usualmente cuando se sospecha de un paciente con CUCI se usa un procedimiento llamado rectoscopia. Pasa un instrumento por el ano hacia el recto y luego hacia el sigmoide. El procedimiento permite al médico ver la mucosa del colon.

 

Colonoscopia

Colonoscopia (examinar el colon) es un procedimiento de diagnóstico en la que el doctor examina la mayoría o todo el colon. Puede ser usado para diagnosticar EII y puede determinar cuánto del colon está inflamado. Tu médico usará un tubo flexible llamado colonoscopio para ver dentro del colon (intestino grueso). Este ayuda a encontrar úlceras, pólipos, tumores y ares de inflamación y sangrados. Durante la colonoscopia, se toman muestras de tejido (biopsia) para que se pueda determinar qué tipo de enfermedad se tiene, también los crecimientos anormales pueden ser retirados para ser examinados. La colonoscopía puede ser usada como monitoreo para chequeo de cáncer de colon o de crecimientos pre cancerosos (pólipos) en el colon o recto.

 

El colonoscopio es un tubo flexible  y delgado que varía de 122 cm a 183 cm de largo. Esta contiene una pequeña video cámara para que el doctor pueda tomar fotos o video del intestino grueso (colon). El colonoscopio puede ver todo el intestino grueso y una porción pequeña del intestino delgado. Caso contrario de la sigmoidoscopía que solo muestra el recto y una porción del intestino grueso llamada sigmoide.

 

El médico puede que le indique laxantes o enemas una noche antes de la colonoscopia. Un laxante es un medicamento que incrementa los movimientos intestinales y provoca la expulsión de las heces. Un enema involucra un laxante por el recto que contiene líquido y es introducido por el recto en un bote especial el cual debe colocarse estando la persona recostada hacia su lado izquierdo.

 

Preparación para la Colonoscopia

Antes de este procedimiento, usted tendrá que limpiar su intestino grueso. Su médico le dará unas indicaciones para la preparación que debe tomar. Prepárese para quedarse en casa durante su preparación pues estará usando el baño muy seguido. La preparación le causará mucho movimiento intestinal y diarrea.

 

La preparación puede ser incómoda y puede que tenga hambre pues tendrá una dieta líquida. Si necesita beber algo con su preparación cuide que sean jugos claros.

 

Usted debe vaciar su intestino haciendo la dieta y tomando la “preparación intestinal” indicada por su médico. El colon debe estar vacío para que su médico pueda observar bien su intestino y no sea necesario volver a hacerlo hasta que su médico nuevamente se lo indique.

 

Las 3 opciones más comunes para las preparaciones de una colonoscopia está la soluciones de electrolitos, soluciones de fosfato de sodio y citrato de magnesio. Todos pueden causar náusea, vómito, dolor abdominal. A veces el procedimiento es tan severo que la persona no puede continuar tomando las preparaciones. A prueba y error, muchas de las personas encuentran al menos una solución que puedan tolerar.

 

Un día antes

Qué comer y que no:

No debe comer ningún alimento sólido antes de su colonoscopia. Sólo se le permitirá dieta líquida. Ejemplos: gelatina, caldo transparente, paletas de hielo. No debe comer pan, arroz, sopas con trozos de comida, carne, quesos, verduras, frutas.

 

Qué puede beber:

Puede tomar mínimo 12 vasos grandes de liquidos transparentes durante todo el día. Los líquidos transparentes son los que se pueden ver a través  del mismo. El jugo de naranja no es transparente así que no podrá tomarlo, el jugo de manzana sí.

 

Cómo tomar la preparación:

Las instrucciones de su preparación deben estar dentro de la caja.

 

El día de la colonoscopia

Qué comer:

Podrá comer la dieta que le indique su médico después de que termine la prueba.

 

Pruebas alternativas

En la actualidad, técnicas como la tomografía axial computarizada (TAC) y la resonancia magnética (RM) ofrecen una gran utilidad en el diagnostico de la EII; ya que permiten la obtención de imágenes más claras y nítidas de la cavidad abdominal y posibilitan el estudio simultaneo del intestino delgado, colon y de posibles alteraciones ocasionadas en los órganos circundantes. Sin embargo, otras técnicas clásicas (de las que hablaremos más adelante) como la radiografía y ecografía abdominal, el enema opaco o el tránsito intestinal baritado, siguen siendo de utilidad en determinadas circunstancias de la EII.

 

Encuentre más información sobre estas alternativas radiológicas aquí.

Recomendaciones antes de la recogida de muestras

 

  • No administrarse tratamientos tópicos de aplicación rectal (supositorios, espumas, enemas) durante las 24 horas previas a la recogida de la muestra.

  • No tomar fármacos tipo AINE (anti-inflamatorios no esteroideos) los días previos a la recogida de la muestra.

  • Si tiene una colonoscopia programada, no recoger la muestra una vez empezada la preparación, ni hasta pasados 3 días después de la prueba.

Fuentes:

AMEII, México. http://ameii.org.mx/

EducaInflamtoria http://www.educainflamatoria.com/

  • Instagram
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Twitter Social Icon
  • Tumblr Social Icon

Asociación CUCI y Crohn en Costa Rica

Ced. Jurídica: 3-002-696880

© 2016 by Fundraising. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now